jueves, 1 de mayo de 2014

La ONU vuelve a dejar sin protección los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental

Los saharauis que habitan los territorios del Sáhara Occidental ocupados por Marruecos desde finales de 1975 estarán un año más sin la protección de la ONU para poder ejercer libremente el  derecho de expresión, manifestación y reunión.
La falta de este amparo de la ONU ha supuesto a los saharauis sufrir la represión de las fuerzas de seguridad marroquíes, detenciones, torturas y encarcelamientos,     según han denunciado sus organizaciones de Derechos Humanos y otras internacionales, como Amnistía Internacional, Human Rights Watch (HRW) o Robert F. Kennedy Center. Se calcula que hay alrededor  de un centenar de presos políticos saharauis.
El Consejo de Seguridad ha decidido por unanimidad, el 29 de abril, mes en el que han sido expulsados de El Aaiún más de treinta observadores,  prorrogar el mandato de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO), pero sin contemplar el cumplimiento de los Derechos Humanos, permanente reclamación del pueblo saharaui y del Frente Polisario, con el apoyo de organizaciones internacionales. El propio secretario general de la ONU, Ban Ki-moon,  recomendó   el establecimiento de una vigilancia independiente de la situación de los Derechos Humanos.
La iniciativa aprobada por el Consejo de Seguridad fue presentada por Estados Unidos y recibió el visto bueno del llamado “Grupo de Amigos del Sahara Occidental”, integrado por España, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos, y que en medios afines a la causa saharaui se denomina ya “grupo de amigos de Marruecos”.
El reino de Marruecos se ha opuesto permanentemente a que los “cascos azules” tengan competencia en materia de DDHH, para lo que siempre ha contado con el decisivo apoyo de Francia, que tiene derecho de veto en el Consejo de Seguridad.  La MINURSO, única misión de Naciones Unidas desde 1978 de sin cometido en DDHH,  se estableció en el Sáhara Occidental en 1991 para vigilar el alto el fuego al que llegaron el Frente POLISARIO y Marruecos, propiciado por la ONU con el compromiso de celebrar en un año un referéndum en el que los saharauis pudieran decidir su futuro. Esta consulta ha sido obstaculizada desde entonces por Marruecos.
En la resolución 2152 adoptada ahora por el Consejo de Seguridad se establecen los preparativos para una quinta ronda de diálogos para encontrar una solución política justa, duradera y mutuamente aceptable, que incluya la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental. Destaca la importancia de mejorar la situación de los Derechos Humanos en el Sáhara Occidental y en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia), donde se instalaron los saharauis que huyeron tras la invasión marroquí.
POLISARIO: Socavada la credibilidad de la ONU
El representante del Frente Polisario ante la ONU, Ahmed Bujari, ha acogido con satisfacción el compromiso del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas con "una solución política al conflicto del Sáhara Occidental basado en el derecho inalienable del pueblo saharaui a la autodeterminación".
El Representante del POLISARIO ha subrayado que las recomendaciones del Secretario General que figuran en su informe destacan la necesidad de que la ONU continúe participando de formaplena hasta que se determine el estatuto jurídico definitivo del territorio, dado que el Sáhara Occidental es un territorio no autónomo bajo la ocupación ilegal, que está sujeto a un proceso de descolonización, ha informado la agencia saharaui SPS.
Ha insistido en  a la celebración de un referéndum de autodeterminación, que incluye la opción de la independencia, de conformidad con las resoluciones 1514 (XV) y 1541(XV) de la Asamblea General de la ONU y la Carta y el espíritu del Plan de Arreglo de la ONU aprobado por el Consejo de Seguridad en 1991.
Bujari ha lamentado que la MINURSO no incluya la vigilancia de la situación de los Derechos Humanos, a pesar de la existencia de pruebas contundentes de violaciones graves y sistemáticas por parte de Marruecos y la recomendación del Secretario General a favor de un mecanismo de «supervisión independiente e imparcial» de los DDHH en el Sáhara Occidental.
Ha añadido que “esta anomalía, que permite que Marruecos continúe oprimiendo a la población en el territorio ocupado, socava la credibilidad de la ONU” y que “el pueblo del Sahara Occidental no se siente intimidado por la intransigencia y amenazas de Marruecos y permanecerá en su legítima lucha por la libertad y la independencia".

Marruecos, por su parte, se ha felicitado por la adopción por el Consejo de Seguridad de la resolución relativa “al diferendo regional respecto al Sáhara marroquí”, según la agencia marroquí MAP, que ha dicho que el Consejo de Seguridad ha aplaudido “los esfuerzos de Marruecos en materia de los derechos humanos, especialmente a través del Consejo Nacional de Derechos Humanos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada