jueves, 7 de agosto de 2014

Marruecos detiene y expulsa de El Aaiun, Sahara ocupado, Michele Decaster Secritaria General de la AFASPA, Paris.

La Secretaria General de la Asociación Francesa de la Amistad y Solidaridad con los Pueblos de Africa, la Sr Michele Decaster


Fuente, Defensores de Derecho Huamnos Saharauis, El Aaiun ocupada

Michele Decaster, secretaria general de la Asociación Francesa de Amistad y Solidaridad con los Pueblos de África (AFASPA - Paris) (afaspa.com) fue retenida el miércoles 6 de agosto por la policía marroquí en la ciudad ocupda de El Aaiu nada mas aterrizó en el aeropuerto procedente de Francia. Los agentes marroquíes de la administración de ocupación marroquí le obligaron subir en el mismo avión para volar hacia la capital marroquí desde donde luego será expulsada a Francia, pero se negó. 

Michele, explicó en una comunicación con la defensora saharauis de derechos humanos Elghalia Djimi, “Fui secuestrada en contra de mi voluntad anoche a las 21:30 en el aeropuerto de El Aaiún y obligada a subir en un vehículo que parece ser un taxi prestado. No he sido expulsada legalmente, mi expulsión fue ilegal, ya que no había contra mí una orden judicial cuando había entrado legalmente en Casablanca, tampoco me permitieron ponerme en contacto con mi embajada”.

Michele negó ser expulsada en el aeropuerto alegando que necesita una orden judicial que explica su rechazo, y que necesita hablar con su embajada, pero los agentes le negaron este derecho. La secretaria general de AFASPA, se mantuvo retenida en las instalaciones del aeropuerto hasta que fue trasladada a la ciudad de El Aaiun y metida a la fuerza en un taxi sin las mínimas condiciones de seguridad hasta la ciudad marroquí de Agadir desde donde posiblemente hoy jueves será trasladada a la capital marroquí y expulsada a Francia.

Michele Decaster, denunció en un correo que envío a las organizaciones de derechos humanos saharauis la situación infrahumana en la que fue expulsada de los territorios ocupados del Sahara Occidental por las autoridades marroquíes. Le requisaron la batería de su teléfono móvil, no pudo comunicar su familia, le zarandearon tres veces y el taxi que la trasladó no disponía de cinturones de seguridad e iba superando la velocidad establecida y sin paradas para descansar. Dijo que en el trayecto durante su traslado a Agadir temió un fatal accidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada