miércoles, 10 de septiembre de 2014

HRW. Los activistas saharauis son condenados con confesiones bajo tortura

Los tribunales de justicia marroquíes condenan a los activistas saharauis, ya sean defensores de los Derechos Humanos  o los que luchan por la independencia del Sáhara Occidental, con confesiones que han podido ser obtenidas  bajo tortura. Esto lo afirma Human Rights Watch (HRW), una de las principales organizaciones internacionales independientes que se dedican a la defensa y  protección de los Derechos Humanos, con sede central en Nueva York y oficinas en diecisiete ciudades del mundo.
HRW se ha dirigido por carta al  presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirán, al que ha pedido  la revisión de las condenas a activistas saharauis si afirman que su confesión ha sido obtenida bajo tortura. Abdelilah Benkiran, secretario general del Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD), fue nombrado jefe del Gobierno de Marruecos el 29 de noviembre de 2011 por el rey Mohammed VI.
La organización de DDHH dice en su carta que no se deben desoír las denuncias de los activistas saharauis sobre torturas padecidas en las dependencias de la policía, con las que se obtienen sus declaraciones.
HRW cita el caso de los  21 saharauis condenados por los hechos que se produjeron en el desmantelamiento por las fuerzas de seguridad marroquíes del  campamento saharaui de Gdeim Izik, en noviembre de 2010  (campamento de la dignidad), instalado a  las afueras de El Aaiún para reclamar al gobierno de Mohamed VI mejores condiciones de vida y denunciar la violación de sus  derechos.
En febrero de 2013 fueron condenados a fuertes penas  por un tribunal militar, entre ellas ocho cadenas perpetuas y otras de 30 y  25 años. Los observadores internacionales denunciaron  la escasa solidez de las pruebas y señalaron que fue un juicio político contra la resistencia saharaui.
Según Human Rights Watch las condenas se  basaron en confesiones a la Policía, y no se llegaron a investigar las denuncias que presentaron por tortura.
Otro caso es el de  Abdeslam Loumadi, detenido el 21 de enero de 2014 en la casa de su familia, en la Avenida de 25 de Marzo de El Aaiún, en el que se repitió la forma de actuar, condenar a los enjuiciados con declaraciones conseguidas bajo torturas o maltratos.
Días después de su detención, y ya en la cárcel negra de El Aaiún,  Loumadi se declaró en huelga de hambre para protestar por la ausencia de investigación del Procurador General por la tortura que padeció en el centro de policía. Según HRW, un tribunal rechazo investigar la denuncia y la condena se basó en una declaración que aporto la policía y que el aseguró no firmó. En julio el Tribunal de Apelación de El Aaiún confirmó la sentencia de 10 meses de cárcel,  después de ser aplazado el juicio en varias ocasiones. Fue condenado por  "reunión armada" y agresión a los agentes de la autoridad.
Recientemente Abdeslam Loumadi fue interrogado por la policía marroquí en la cárcel negra de El Aaiún al ser acusado por las autoridades penitenciarias de agredir verbalmente a los encargados de la prisión. La Liga de Protección de los Presos Políticos Saharauis señaló que el verdadero motivo fue la intención del activista de presentarse ante el tribunal marroquí con la vestimenta tradicional saharaui.
HRW pide al primer ministro marroquí que se aparquen las dos condenas o que se realicen nuevos juicios civiles, además de investigar  las  denuncias por  tortura o falsificación de declaraciones.
En mayo de este año otra organización, Amnistía Internacional, también denuncio  la práctica de tortura y malos tratos, tanto en Marruecos como en el Sáhara Occidental,  “infligidos sobre todo en prisión preventiva y durante el interrogatorio que se realiza tras la detención por la policía o la gendarmería”.
El  gobierno marroquí dijo que el informe de carecía de credibilidad y objetividad y señaló su determinación para seguir con sus reformas, incluida la de la justicia, para fortalecer “los mecanismos nacionales de protección de los derechos humanos en general y la prevención de la tortura en particular”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada