miércoles, 11 de marzo de 2015

La ayuda a la población refugiada saharaui llega con rigor y transparencia. CEAS-SAHARA

*Fuente: CEAS-Sahara. Foto: Saauti, 11 de marzo de 2015
La Comisión Europea es uno de los principales donantes de ayuda humanitaria dirigida a los campamentos de población refugiada saharaui sitos en Argelia, con una cantidad de 10 millones de euros en concepto de ayuda alimentaria básica y de subsistencia, de la cual se benefician unas 185.000 personas que habitan estos campos desde hace 40 años, momento en el que el abandono de España y la posterior ocupación militar marroquí les obligara a abandonar su territorio, el Sahara Occidental.
En el año 2007, la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF), encargó a sus auditores un informe de evaluación y seguimiento de esta ayuda presionada por la propaganda marroquí y sus aliados en la UE. Entonces el resultado de dicho informe no tuvo transcendencia alguna y se archivó debido a su insignificante valor acerca del "desvío" de dicha ayuda.
La manipulación de la información del lobby marroquí pretende crear confusión y sospechas con la clara intención de desalentar a los donantes que conceden ayuda a la población saharaui refugiada, retornando al informe emitido hace ya 8 años.
Primero, habría que preguntarse por qué dicho informe que, en su momento se consideró por parte de la Unión Europea como insignificante para revisar a la baja la donación europea anual a la población refugiada saharaui en concepto de alimentos básicos para su subsistencia, sale a la luz después de tanto tiempo y precisamente a un mes de la evaluación de la situación del conflicto por el Consejo de Seguridad de las NNUU.
Segundo, los Organismos Internacionales como el ACNUR y el PMA, que atendiendo a su propio mandato mantienen la responsabilidad principal en la atención a la población refugiada y gestionan las donaciones, decidieron aumentar la ayuda a las y los refugiados en el 2005 gracias al resultado del mecanismo conjunto creado con el fin de dar un seguimiento y reforzar el control de la ayuda a los campamentos de población refugiada saharaui, mecanismo avalado y apoyado por el ex-presidente de ECHO, el alemán Peter Zangl, que llegó a visitar personalmente los campamentos.
Tercero, recordar que todas las ONGs europeas que gestionan dicha ayuda y trabajan sobre el terreno conociendo la situación de primera mano, avalan la transparencia y coordinación del trabajo de distribución de las distintas ayudas con las autoridades saharauis.
Cuarto, la Ayuda internacional a la población refugiada no se puede abstraer de su contexto político. Ante los escasos avances en las negociaciones para alcanzar una resolución justa al conflicto y conforme con el Derecho Internacional, es imprescindible la provisión de asistencia suficiente, en volúmenes y tiempos requeridos, siendo una contribución sustancial a la resolución de la descolonización pendiente del Sahara Occidental.
En definitiva, la manipulación del informe de la OLAF, es producto de la propaganda marroquí apoyada por un potente lobby anti-saharaui en Bruselas, y por ello, CEAS-Sáhara considera inaceptable, indignante e inhumano condenar a la población saharaui refugiada a la hambruna con fines políticos opacos que no benefician sino al régimen marroquí para perpetuar, con su intransigencia y la continua violación de los derechos humanos, la ocupación ilegal del territorio saharaui.
José Taboada Valdés. Presidente de CEAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada