viernes, 1 de mayo de 2015

La Unión Africana presiona para el referéndum de autodeterminación en el Sáhara Occidental

Una línea gris se adentra en el corazón del desierto. Es la única carretera que llega hasta Dajla, el campamento de refugiados saharauis más aislado de los cinco que acoge Argelia. La carretera, asfaltada, es nueva. También son nuevos los postes de electricidad que vagamente alumbran alguna de las calles de arena. Hay oficialmente una “wilaya” más, un campamento que –como los otros cuatro- tiene nombre de una de las ciudades ocupadas por Marruecos, a este le ha tocado Bojador.
Sin embargo hay cosas, la mayoría, que no cambian. La resolución que aprobó el martes Consejo de Seguridad –del que España forma parte desde enero- sobre el mandato de la MINURSO, sigue sin contemplar la supervisión de los Derechos Humanos. La MINURSO se creó en 1991, cuando la ONU declaró el alto el fuego entre Marruecos y el Frente Polisario, representante del pueblo Saharaui. Marruecos ocupó el Sáhara Occidental en 1975 cuando el gobierno español retiró al ejército de su última colonia. La renovación de la MUNURSO hasta el 30 de abril de 2016 ha llegado a los campamentos en medio de la emoción por la inauguración del FiSáhara. Y no por previsible ha sido menos decepcionante. Para el delegado del Frente Polisario en Madrid, Abdulla Arabi, “la intransigencia de Marruecos y la complicidad de países influyentes como Francia” han impedido que la MINURSO vele por los derechos humanos”. Convirtiendo esta misión en la única de la ONU que no tiene este mandato, y van ya durante 24 años. Según el Polisario, España “ha optado por un silencio que le convierte cómplice de las violaciones de Derechos Humanos”.
Desde los campamentos de refugiados aplauden la implicación, cada vez mayor, de la Unión Africana en el conflicto. La UA, además de reclamar que la MINURSO asuma la vigilancia de los DDHH, también ha pedido que la resolución declare explícitamente la celebración del referéndum sobre la autodeterminación, tal y como dicta su propio nombre: Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental. Además ha puesto en marcha un comité formado por diez jefes de estado de los países miembros del organismo regional para presionar a la ONU a que celebre el referéndum. Para el ministro de exteriores del Polisario, Mohamed Salem Salek, con esta iniciativa la UA “está recordando a Naciones Unidas que la organización regional también es garante de los Acuerdos de Paz” y que está dispuesta a mover ficha para desencallar el conflicto pese al bloqueo constante del Consejo de Seguridad. Marruecos es el único país del continente que se mantiene fuera de la UA, precisamente por su desencuentro ante este conflicto.
Para el Polisario la celebración del referéndum de autodeterminación es la única salida viable para alcanzar la paz, según la legalidad internacional y a los Acuerdos de Paz aprobados por la ONU en 1991. La otra propuesta, la de Marruecos, ofrece la autonomía como solución. Y de momento ninguna de las partes contempla una tercera vía para acabar con un conflicto que dura ya 40 años. Salem Salek reconoce que la frustración del pueblo saharaui es cada vez mayor y que, desde hace años, los jóvenes reclaman acción. El ministro admite “que el retorno a las armas sigue sobre la mesa” aunque insiste en que su apuesta sigue siendo la vía pacífica de la resolución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada