viernes, 9 de octubre de 2015

#AsiloparaHassanna “Es vergonzoso que me detengan como a un delincuente”

El activista Hassanna Aalia, que pidió asilo político en Bilbao, fue arrestado por situación ilegal
Hassanna Aalia espera a que resuelvan los dos recursos presentados en la Audiencia Nacional.
DONOSTIA - El activista saharaui Hassanna Aalia fue detenido por la Policía el pasado martes en un tren, cuando regresaba a Euskadi, alegando su situación ilegal en España, lo que podría derivar en su extradición. No obstante, Aalia portaba el recurso que presentó ante la Audiencia Nacional en enero, después de que el Gobierno español le denegara el asilo político, el cual acreditaba que está en un proceso judicial, por lo que no puede salir del país. También mostró la medida cautelar expedida por este órgano que invalida su salida inmediata del país. Con todo, la Policía le hizo descender del vagón en la siguiente parada, Burgos.
Permaneció dos horas y media en comisaría, hasta las 20.00 horas, cuando fue puesto en libertad con un plazo de 48 horas para presentar un nuevo recurso. “No lo entiendo, me parece un acto vergonzoso. Lo he pasado mal estando detenido como un delincuente, sin haber hecho nada”, denunció Aalia, que apuntó que en ese momento una persona que se encontraba en su mismo vagón calificó la escena de “racista”.
“Me abrieron un procedimiento sancionador, por no tener papeles, que puede terminar en expulsión. Pero presenté los papeles de la Audiencia Nacional, que es un órgano superior del Estado español, y la Policía no los reconoció. No tiene ni pies ni cabeza”, criticó el saharaui, que un mes y medio antes presentó esos mismos documentos en un control rutinario de la Policía, donde no hubo problemas en aceptarlos.
A primera hora de ayer, Aalia presentó el recurso, junto a su abogado, y pudo viajar hasta Bilbao, para después regresar a Hernani, donde reside desde hace dos años. Ahora se encuentra a la espera de una respuesta, que podría variar sus planes. Aunque, según informó Zumaiako Darahli Elkartea, el activista no puede ser extraditado hasta que se resuelvan los dos recursos.
Sin embargo, el lunes 12 de octubre el Pueblo Saharaui celebra el día de la Unidad Nacional, y este año las asociaciones de Gipuzkoa que se dedican a este colectivo van a realizar un acto en Donostia al que Aalia estaba invitado. Sin embargo, este saharaui lamentó no poder confirmar su asistencia porque no sabe “qué va a pasar mañana, ni pasado”.
UN CASO DE LIBRO El caso de este activista de los territorios ocupados del Sahara Occidental es de manual. “He sido detenido y torturado muchas veces en los territorios ocupados y también he sido juzgado”, relató. De hecho, carga con dos cadenas perpetuas, la segunda dictada por el Tribunal Militar marroquí, por participar en el campamento de protesta pacífico de Gdeim Izik, a doce kilómetros de El Aaiún, en el Sahara Occidental. En dicho acontecimiento, que se celebró en 2010, más de 20.000 personas salieron de sus ciudades y “dijimos que no íbamos a volver hasta que se cumplieran nuestros derechos sociales y políticos”, apuntó.
Fue entonces cuando lo condenaron, junto a otros compañeros, y dieron la orden de busca y captura. Aalia ya estaba en Euskadi, así que decidió quedarse y tramitar la solicitud de asilo político en Bilbao, a donde viajó para estudiar un curso de Derechos Humanos. En 2013, el Tribunal Militar marroquí lo volvió a condenar por rebeldía. Hasta que este mes de enero recibió la negativa del Ministerio del Interior sobre la protección política, junto a una orden de salida obligatoria del país en 15 días. La única explicación que Aalia encuentra para esto son “los intereses de España en Marruecos”.
 “Con mi abogado preparamos el recurso en la Audiencia Nacional, y nos lo aceptaron. Paralizaron la salida obligatoria hasta que termine el proceso judicial, con una medida cautelar, y desde entonces he estado viviendo en Hernani libremente”, recordó, hasta que el martes fue detenido.
PIDEN ASILO PARA AALIA Por su parte, el Ayuntamiento de Bilbao pidió ayer de nuevo al Ministerio del Interior que reconsidere su negativa a conceder asilo al activista y que acepte su petición de protección internacional. De hecho, el consistorio recordó que en febrero ya emitió una declaración de respaldo a Aalia, que había pedido asilo político en Bilbao.
Así, todos los grupos políticos del ayuntamiento (PNV, PSE, EH Bildu, PP, Udalberri y Goazen) aprobaron una declaración en apoyo. Con el mismo texto que el acordado en febrero, la corporación bilbaina reiteró que si Hassanna Aalia vuelve a su país “será castigado duramente por las autoridades ocupantes marroquíes y no volverá a salir de prisión en lo que le queda de vida”.
En esta línea, la diputada del BNG, Rosana Pérez, registró una proposición de ley en el Congreso con esta petición para que debata en Comisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada