miércoles, 21 de octubre de 2015

“Hemos demostrado a Marruecos que somos un pueblo bien organizado y que no conseguirá pisarnos”. Jornadas 40 años de la Marcha Verde




El 16 de octubre se celebraron las jornadas `40 años de la Marcha Verde, 40 años de solidaridad con el Sahara’ en la casa de cultura Ignacio Aldecoa de Gasteiz, organizado por las fundaciones Alkartasuna, Ezkerraberri e Iratzar y con la ayuda del Fondo Vasco y la fundación CMC.
El dichas jornadas lxs ponentes hicieron un repaso de 40 años de ocupación y vulneración de derechos humanos por parte de Marruecos en Sahara occidental y recordaron la responsabilidad que tiene el Estado Español en el conflicto saharaui.
En la primera charla el delegado para Europa del Frente Polisario Mohamed Sidati recordó la responsabilidad que tienen los estados europeos en la ocupación del Sahara, subrayando sobre todo la responsabilidad del Estado Español. Dijo que después de 40 años sigue sin hacer nada para enfrentarse al problema fundamental. “No hemos logrado que España se haga responsable de sus responsabilidades y dé pasos, como por ejemplo hizo Portugal con Timor” dijo Sidati. La vía para la solución del conflicto es aplicar el derecho de autodeterminación y dejar decidir el futuro libremente a los saharauis, según recordó.
Además, alabó y agradeció la solidaridad mostrada por los pueblos en estos 40 años. “La solidaridad entre los pueblos es imprescindible, porque el sistema que nos oprime es el mismo para todxs”. Denunció la actitud de la Unión Europea, porque mira al otro lado “arrodillándose ante los intereses de unos pocos”. Denunció que las instituciones europeas se han “vendido” a los merados.
Las torturas y los malos tratos, pan de cada día
En la segunda conferencia participaron el joven activista saharaui y refugiado Hassana Aalia y el activista pro derechos humanos y doctor en psicología Carlos Martín Beristain.
Según contó Aalia, en las tierras ocupadas de Sahara occidental la tortura y los malos tratos son el pan de cada día. “Todas las familias tienen miembros desaparecidos o muertos.”
“Lxs niñxs se dan cuenta desde muy pequeños de que viven en una zona ocupada”, añadió. Dijo que a menudo se preguntan por qué está “allí el muro de la vergüenza.” Por otra parte, dijo que en las escuelas marroquís les cuentan la historia “manipulada” y que les obligan a hablar un dialecto que no es el suyo.
Además, comentó el joven activista que lxs saharauis no tienen derecho a una salud pública. “No tenemos tarjetas sanitarias. Yo he conocido qué es eso cuando he venido aquí. Nos roban nuestros recursos naturales y encima tenemos que pagar por ir al médico.”
Aalia recordó que él también ha estado en la cárcel más de una vez por manifestarse libremente y que “en la cárcel también son constantes la tortura y los malos tratos.” Aalia ha sido encarcelado más de una vez, con 17 años por primera vez. La última vez fue por participar en el campamento de Gdeim Izik en 2010. “Aquella acampada fue el principio de las Primaveras Árabes” recordó. Ahora, 25 compañeros suyos están en la cárcel con una pena de cadena perpetua y denunció que los familiares de lxs presxs tienen que hacer miles de kilómetros para visitarlxs. Tiene la misma pena en su contra, por eso está refugiado en Euskal Herria.
Sin embargo, aunque la experiencia de Gdeim Izik no duró demasiado, manifestó que el espíritu sigue vivo. “Hemos demostrado a Marruecos que Sahara es un pueblo bien organizado y que no logrará oprimirnos. Seguiremos luchando hasta que se reconozca el derecho de autodeterminación y el pueblo de Sahara decida libremente su futuro.”
De la misma manera, agregó que son solidarios con el pueblo marroquí ya que “ellxs también son víctimas del régimen marroquí y la pobreza, tortura y malos tratos que produce el régimen marroquí.”
El activista pro derechos humanos Carlos Beristain explicó el trabajo realizado a favor de los derechos humanos en Sahara. Según comentó, hay 400 saharauis desaparecidos aunque Marruecos sólo reconozca a 207 y diga que han muerto por “circunstancias”. Añadió que la situación en las cárceles es penosa y denunció la existencia de prisiones especiales como el PCCMI del Aaiún, recordando que no hay ningún control ni garantías de lo que pasa en prisiones de este tipo.
Beristain subrayó la importancia de saber toda la verdad, la memoria y la reparación. “En los informes que hemos realizado hay un montón de testimonios reales, por que contar lo que ha pasado tiene que tener sentido sobre todo para ellxs.” Después contó algunos casos reales sobre las fosas comunes que han encontrado en Sahara.
Por último, Núria Salamé de Catalanes Amigues del Poble Sahrauí- Federació y Nekane Pérez, ex parlamentaria navarra, hicieron el repaso de la solidaridad mostrada por parte de Catalunya y Euskal Herria a Sahara en los últimos 40 años. Salamé subrayó la ayuda y la solidaridad mostrada por el pueblo, denunciando a la vez la estrecha relación que tienen las instituciones catalanas con el Gobierno marroquí, sobre todo el gobierno de CiU.
Varios marroquís boicotearon las jornadas
Varios agentes provocadores marroquís entraron en la sala desde el principio de las jornadas. Pasaron toda la sesión grabando y tomando apuntes sin ningún disimulo. Cuando la charla de Hassana Aalia y Carlos Beristain estaba a punto de acabar, comenzaron a boicotear la sesión a gritos. Lxs organizadorxs echaron de la sala a dichos provocadores y la ertzaintza les impidió entrar otra vez.
Los saharauis congregados en la sala y los miembros de las asociaciones de solidaridad con el Sahara, conocían de antemano a los provocadores, ya que según mencionaron, han estado en otras jornadas de características similares con las mismas intenciones y actitudes. Aalia dijo que el régimen marroquí les persogue a todas partes y que dichas actitudes suelen ser habituales entre estos agentes provocadores. En ese sentido, lxs organizadorxs recordaron que la solidaridad mostrada por el pueblo a Sahara es mucho pero no suficiente, y que la responsabilidad de dichas situaciones es del Estado Español y la policía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada