jueves, 16 de junio de 2016

Intervención de Bujari Ahmed representante del Sahara Occidental y el Frente Polisario ante el Comité de Descolonizacion de la ONU C24

Intervención de Bujari Ahmed representante del Sahara Occidental y el Frente Polisario ante el Comité de Descolonizacion de la ONU C24, el martes 14 de junio de 2016 en Managua Nacaragua donde tiene la sede el Comité C24 de la ONU.
Señor Presidente
Deseo agradecerle a Usted y a los Honorables Miembros del Comité especial de descolonización (C24) la oportunidad de dirigirme, en nombre del Pueblo del Sahara Occidental, a esta sesión ordinaria del Comité.
Venimos de nuestro Seminario celebrado en Managua, patria de Sandino, donde tuvimos, al calor de la generosidad y eficacia del Gobierno de Nicaragua, importantes debates e intercambios francos y útiles sobre el tema de la descolonización inconclusa del Sahara occidental. El Sahara occidental tiene singularidades particulares que lo diferencian de los demás temas de la agenda del Comité, tomados caso por caso. Es el único territorio africano que esta en la agenda del Comité especial de descolonización. La Asamblea general y del Consejo de seguridad lo tiene en las suyas también.  Una Misión de la ONU, MINURSO, que fue creada por el Consejo de seguridad con el único mandato de organizar un referéndum de autodeterminación, se encuentra hoy en el Territorio en espera de poder cumplir con ese mandato. Parte de sus efectivos están, desde 1991, bajo protección del Frente Polisario en las zonas liberadas.
Finalmente, el Secretario general de la ONU tiene para el Sahara occidental un Representante especial, la Sra. Kim Boldouc, y un Enviado personal, el Embajador Christopher Ross. Al mismo tiempo, la Unión Africana ha designado al ex Presidente de Mozambique, Sr. Chissano, como Enviado Espacial para el Sahara Occidental, el cual tuvo la ocasión de expresar, en abril pasado, a los Miembros del Consejo de seguridad la urgencia que siente África por la descolonización efectiva del Sahara occidental.
Es un problema de descolonización irresuelto que ha generado ya un sangriento conflicto de 16 años cuya prolongación hoy  constituye, Sr. Presidente, no solo un crimen internacional contra el pueblo saharaui sino también una amenaza permanente para la paz y seguridad regionales.
Debido a todas estas singularidades, el Comité Especial debe dedicar tiempo y esfuerzos con vistas a asegurar la descolonización completa de este territorio africano. Es en este marco, que reitero la solicitud de una sesión especial sobre el tema y el envío de una misión visitadora al Territorio para actualizar los datos que había dejado la anterior Misión de 1975.
Teniendo en cuenta la visión de caso por caso, esta Misión debe ser enviada sin demora. Permítame , Sr. Presidente, recordar que el Comité especial, en su gestión de la problemática que concierne a los Territorios no autónomos, interactúa con representantes legítimos de dichos Territorios así reconocidos por la ONU y con Potencias administradoras de iure, en los términos a que se refiere el artículo 73 de la Carta. A los ojos de la ONU, y por tanto de este Comité, el Frente Polisario es ese representante. Y a los ojos de la ONU, Marruecos no es la Potencia administradora de iure.
Es, como lo explicita la resolución 3437 (1979) de la Asamblea general,  un país que ocupa ilegalmente un Territorio que no le pertenece, al que ha transferido miles y miles de colonos; transferencia  que ha tenido como resultado el hecho de que  la población saharaui sea hoy minoría en el territorio ocupado. Las leyes internacionales y de manera particular las Convenciones de Ginebra son claras sobre la ilegalidad de estos hechos.
Y desde aquí, el Comité, que está siendo  objeto de maniobras, insultos e intimidaciones,  para inducirlo en error, como hemos visto ya en el Seminario,  debe saber, y lo sabe, que los resultados de  cualquier acto político,  administrativo o electoral que se lleve a cabo en el Sahara occidental por Marruecos carecen de toda legalidad y de toda legitimidad y no pueden por tanto ser instrumentalizados  para interferir o influir  en la manera con que tanto el Comité especial, el Consejo de seguridad como la Asamblea General deben,  respeto al Sahara occidental, asumir sus obligaciones en virtud de la Carta de la ONU.  El Comité fue creado para erradicar el colonialismo, no para legitimarlo.
Sr. Presidente
Los acontecimientos acaecidos desde la pasada sesión ordinaria del Comité de junio 2015 son preocupantes.  El ataque directo lanzado por Marruecos contra la persona del Secretario general de la ONU a raíz de su vista, en marzo pasado, al Sahara occidental y a la región y la decisión unilateral de expulsar, el 16 de marzo, los efectivos políticos y civiles de la MINURSO, son hechos que demuestran que la potencia ocupante ha optado por un curso de confrontación con la Comunidad internacional, poner fin al proceso de paz y empujar la región hacia lo peor. La resolución 2285(2016) adoptada por el Consejo, ha subrayado la “urgencia de que la MINURSO recupere los efectivos expulsados para garantizar su capacidad de llevar a cabo su mandato, que es la organización de un referéndum de autodeterminación.  La resolución ha solicitado al Secretario general y a su Enviado personal el preparar la quinta ronda de negociaciones formales entre el F. Polisario y Marruecos, interrumpidas por Marruecos desde el año 2009. Hasta este momento, Sr. Presidente, ni los efectivos de la MINURSO han regresado todavía al Sahara occidental ni las negociaciones se han reanudado hasta hoy. Una delegación técnica de la ONU se encuentra desde el viernes en el Sahara occidental para convencer a Marruecos de la necesidad de que acepte el regreso de los efectivos de la MINURSO expulsados. Las informaciones con que disponemos indican que las autoridades marroquíes intentan convertir su misión técnica en un paseo turístico y la discusión técnica en un debate político sobre el conflicto del Sahara Occidental.
Ante la perspectiva más que probable de que Marruecos siga buscando sólo la manera de ganar tiempo, el Consejo de seguridad debe actuar y no esperar hasta el 30 de julio para que le informe el Secretario general. El Frente Polisario reitera de nuevo su llamamiento al Consejo para que asuma sus responsabilidades y evite al pueblo saharaui, al pueblo marroquí y a la región el ser arrastrados a la espiral de la confrontación.
Para el Frente Polisario,  la MINURSO y sus efectivos, son el símbolo del compromiso de  la Comunidad internacional de resolver por vía pacífica el último problema de  descolonización que afecta a un Territorio africano, pero el retorno de esos efectivos no ha de ser  entendido como un fin en si mismo.  Se trata de reactivar las negociaciones directas entre las dos partes para asegurar la solución pacífica y ésta radica en la aplicación del principio de autodeterminación, es decir, permitir al pueblo saharaui elegir libremente su futuro, en las urnas de la ONU a través de un referéndum justo y libre. No hay alternativa a esta solución democrática para un problema de descolonización.
El derecho de nuestro pueblo a la autodeterminación sigue siendo impedido por un acto de fuerza perpetrado por Marruecos. La resolución 2625 de la Asamblea general considera el impedimento como un “crimen internacional”.  De la mano de la ONU y de la Unión Africana, le hemos ofrecido a Marruecos ocasiones de oro, la solución democrática y pacífica, para salir del atolladero del conflicto, con el honor salvaguardado, en la confianza de que las heridas derivadas del largo y sangriento conflicto serian superadas por los efectos positivos de una visión de paz compartida que beneficie a los dos pueblos y a toda la región. Seguimos vinculados a esta visión cuya vitalidad y durabilidad dependerán sobre todo de los esfuerzos que la ONU esté dispuesta a desplegar para que se evite lo peor.
Mientas tanto, y en la confianza de que este Comité participe de forma decisiva en esos esfuerzos, el Frente Polisario llama la atención de sus Miembros sobre otras cuestiones de alta relevancia, que son el saqueo de los recueros naturales de un Territorio no autónomo y la violación de los derechos humanos de un pueblo, a su cabeza el derecho a la autodeterminación. Todo ello, junto a la amenaza a la paz y seguridad regional que supone este conflicto, incrementa el grado de urgencia para acelerar el proceso de descolonización del Sahara Occidental, última colonia africana en vuestra agenda. Casi todos los Países Miembros del Comité son hijos del principio de la autodeterminación. Alguien lo quiere olvidar hoy?

Muchas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada