miércoles, 12 de marzo de 2014

Enredos y reveses diplomáticos de la monarquía marroquí en África. Crisis diplomática Marruecos Mauritania

Presidente de la República de Mauritania Mohamed Ould Abdelaziz
El rey de Marruecos Mohamed VI
Ecos de la prensa independiente marroquí. 10  marzo 2014; Traducción Poemario por un Sahara Libre

Mauritania, opta por la ruptura diplomática con Marruecos por intromisión y desestabilización contra su soberanía. Agentes marroquíes infiltrados, declaraciones inoportunas del rey Mohamed VI contra Mauritania y el veto marroquí contra estudiantes mauritanos en Marruecos etc ...

Mauritania ha repatriado el encargado de negocios de su embajada en Rabat. Así, este vecino del sur reduce al nivel más bajo su representación diplomática en Marruecos. Esta decisión que no es nueva ilustra la crisis silenciosa entre Marruecos y Mauritania.

El presidente de Mauritania, Mohamed Ould Abdelaziz realizó el domingo 9 de marzo nuevos nombramientos diplomáticos asignando  nuevos embajadores en Arabia Saudí, Brasil y Malí. Y la sorpresa es que  no ha nombrado un embajador en Rabat, mientras que el puesto está vacante desde septiembre de 2012, año en el que el embajador Mohamed Ould Muawiya fue retirado de Marruecos. Y el Encargado de Negocios que estuvo representando la embajada de Mauritania en Marruecos Mohamed Ould Khila fue llamado el domingo pasado y  nombrado embajador de Mauritania en Mali, que supuso una reducción de relaciones diplomáticas a un nivel sin precedentes en la historia de las relaciones entre los dos países.

La prensa de mauritana trató esta repentina congelación de relaciones que decidió Nuakchot a raíz de las recientes declaraciones del Rey Mohammed VI en su visita a Gabón principios de marzo. Visita en la que el rey marroquí  “desestimó la importancia de la Unión Africana presidida por Mauritania  y que Mauritania es un país de decisión usurpada”. declaraciones que Mauritania ha considerado “humillantes y ofensivas”.

Esta nueva crispación es sólo un episodio más en una serie de problemas entre los dos países provocada por otros antecedentes, a saber: La protesta de Nouakchott hace tiempo atrás contra una decisión de Marruecos para limitar la entrada de estudiantes mauritanos en las universidades marroquíes.

La protesta de Mauritania contra la presencia en su territorio de personal marroquí declarado ingrato que no respeto las leyes y particularidades del país.

Algunos diplomáticos marroquíes fueron repatriados del territorio mauritano sin explicación;  otros se les rechazaron el plácet de acreditarse como diplomáticos, y el corresponsal de la agencia de noticias MAP que fue expulsado tras ser acusado de espionaje.

La ira de Mauritania después de las declaraciones de Marruecos sobre las relaciones entre éste e Irán, que Mauritania consideró como una injerencia marroquí en sus asuntos de soberanía.

La oposición de Marruecos ante la presencia de Mauritania como observador en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, alegando su reconocimiento a la Republica Arabe Saharaui Democrática.

Marruecos culpa a  Mauritania por sus posiciones ambiguas en la cuestión del Sahara, y su propensión a inclinarse más hacia Argelia y el Frente Polisario siempre que se presente una oportunidad diplomática, por insignificante que sea.

Al mismo tiempo Mauritania ha adoptado su propia política en la lucha contra el terrorismo, sin ninguna coordinación ni consulta con Rabat,  aunque todavía está tratando de convencer a las autoridades mauritanas que la amenaza del terrorismo afecta a ambos países y  que tienen que enfrentar y superar sus diferencias políticas.

Muchos factores han contribuido a alimentar esta tensión, que se ve agravada desde que Mauritania accedió a la presidencia de la Unión Africana en enero de este año, y con el apoyo de Argelia a cambio del estrechamiento de las relaciones de Nouakchott con el Frente Polisario, que no es del agrado de Rabat.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada