jueves, 18 de junio de 2015

El Consejo de Europa interpela a Marruecos sobre la situación de los derechos humanos en el Sáhara Occidental

*Fuente Servicio de Prensa Saharaui. SPS

Estrasburgo, 06/18/2015 (SPS) - El Consejo de Europa va a interpelar a Marruecos sobre la situación en el Sahara Occidental ocupado, sobre todo en lo que concierne los derechos humanos, constantemente violados por las autoridades marroquíes, recordando que la comunidad internacional no reconoce la soberanía de Rabat sobre este territorio, según dos proyectos de texto.

En el marco de la evaluación de la "asociación para la democracia" con Marruecos, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha preparado, en previsión de una sesión prevista para este fin, un proyecto de resolución y un proyecto de informe en los que tiene la intención de interpelar a Marruecos el próximo martes sobre la situación de los derechos humanos y las alegaciones de tortura y tratos inhumanos.

Los dos documentos subrayan que la comunidad internacional no reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, que es considerado por Naciones Unidas como un territorio no autónomo bajo administración marroquí de facto.

En su resolución, la Asamblea se inquieta de una serie de alegaciones de violaciones de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, en particular en lo que respecta a la libertad de expresión, reunión y asociación, así como las alegaciones de torturas, tratos inhumanos o violaciones del derecho a un juicio justo.

Estas preocupaciones figuran en los informes de diversos mecanismos de las Naciones Unidas y de las organizaciones independientes de defensa de los derechos humanos. La Asamblea recordó en su proyecto de informe que durante su visita a Marruecos en mayo de 2014, la entonces Alta Comisaria de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, ha expresado preocupaciones relativas a los derechos fundamentales, en particular en el Sáhara Occidental e instó a las autoridades marroquíes a garantizar que los derechos humanos y las libertades fundamentales también estén protegidos en Marruecos y en el Sáhara Occidental.

Mencionó, entre otras cosas, los informes del Relator Especial de Naciones Unidas para la Tortura, que visitó Marruecos y el Sahara Occidental en 2012, y el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria, que estuvo en el territorio en diciembre del 2013.

Las dos delegaciones de Naciones Unidas expresaron su preocupación por el uso de la tortura y los malos tratos y la admisibilidad en los tribunales de confesiones obtenidas bajo la tortura o a través de otras formas de malos tratos.

La Asamblea también reitera su firme apoyo a los esfuerzos del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para ayudar a las partes concernientes a llegar a una solución justa, duradera y mutuamente aceptable en el Sáhara Occidental.

Llamamiento para investigar las alegaciones de violaciones de los derechos humanos

El informe del Secretario General de la ONU sobre la situación en el Sáhara Occidental, publicado el 10 de abril 2015, indica que, según algunas organizaciones de defensa de los derechos humanos, las autoridades marroquíes no autorizaron manifestaciones en el Sáhara Occidental, entre otras cosas para evitar los llamamientos a la autodeterminación. 

Estas reuniones continuaron a ser dispersadas ​​por la fuerza y ​​las fuerzas de la seguridad marroquíes habrían hecho, para reprimirlas, un uso excesivo de la fuerza, en particular contra las mujeres y los niños. En algunos casos, los manifestantes y militantes habrían sido víctimas de detenciones arbitrarias, tortura, malos tratos y enjuiciamientos.

El Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria planteó la cuestión de la permanencia en detención de los 21 saharauis que pertenecen al grupo del campamento de Gdeim Izik, a raíz de una decisión de un tribunal militar en 2013.

La Asamblea concluye en su proyecto de informe que existen numerosos informes creíbles redactados por respetadas organizaciones de defensa de los derechos humanos, locales e internacionales, que proporcionan información fiable sobre las violaciones continuas de los derechos fundamentales en el Sáhara Occidental .

Llamó al Parlamento marroquí a hacer todo lo posible para investigar sobre la base de estos informes, garantizar que los autores de las presuntas violaciones rindan cuenta, y tomar las medidas necesarias para impedir nuevas violaciones.

La situación política y social en Marruecos pasada por la criba

En el plano político, el Consejo de Europa reiteró su llamamiento al parlamento marroquí para garantizar plena y efectivamente el respeto del derecho de asociación y de la libertad de expresión de las organizaciones de la sociedad civil.

Evocó el caso de los representantes de la oposición que se quejaron, citando el clima político general, que el gobierno no les trataba "de una manera decente" y afirmaron que la ley sobre la oposición no se aplicaba.

Algunas reuniones del Consejo Nacional de Derechos Humanos, siguen siendo limitadas a ciertas élites y en realidad no llegó a toda la sociedad civil, deplora el documento. La Asamblea expresó cierto escepticismo que reinaba en ciertos componentes de la sociedad civil marroquí, que afirman que el clima político general en el país, caracterizado por "la corrupción, la impunidad, la monopolización política y administrativa de los medios y la exclusión social, no es propicio para unas elecciones verdaderamente imparciales y transparentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada